¿Cómo se hereda el factor Rh sanguíneo? ¿Se regenera el tejido gástrico?

Esta semana, nuestros amigos nos preguntaron cómo un bebé puede tener grupo sanguíneo Rh-negativo si sus padres son ambos Rh-positivo, y si es posible recuperar el tejido perdido en el estómago. Nuestros especialistas colaboradores Javiera Castro, Doctora en Ciencias Biomédicas, y Nathalia Capdepont, Médico residente de Pediatría, nos enviaron las respuestas. ¡Que las disfruten!

Tamara de Coyhaique nos pregunta: ¿Por qué ocurre que un bebé nazca con tipo de sangre Rh-negativo si los padres son Rh-positivo? ¿Qué problemas podría presentar a futuro?
Los padres heterocigotos tendrán un 25% de probabilidades que su hijo sea Rh-negativo

Los padres heterocigotos tendrán un 25% de probabilidades que su hijo sea Rh-negativo

El factor Rh es una proteína que se encuentra en la superficie de los glóbulos rojos. Las personas que poseen esta proteína son Rh-positivo, mientras que aquellas que no la poseen son Rh-negativo. Como todas las proteínas, el factor Rh es fabricado a partir de la información contenida en un gen, en nuestro ADN. Si este gen es Rh+, su información se traducirá en una proteína, mientras que si es Rh-, no saldrá ninguna proteína de él. Ahora bien, para la gran mayoría de los genes, existen dos copias de cada uno: una que viene de nuestra madre y una de nuestro padre. Por lo tanto, una persona podría tener dos copias Rh+ (Rh+/Rh+), dos copias Rh- (Rh-/Rh-) o una de cada una (Rh+/Rh-). Lo que ocurre en los dos primeros casos (llamados homocigotos: ambas copias son iguales) es claro: el primero presentará la proteína y el segundo no. ¿Qué pasa en el tercero? Para los heterocigotos (Rh+/Rh-: dos copias distintas del gen), existe una relación de dominancia entre las copias, en la cual una de ellas, llamada dominante, es la que es “leída” para poder formar la proteína, mientras que la otra, llamada recesiva, es silente, es decir, su información no es leída. En este caso, Rh+ es la copia dominante y Rh- es la copia recesiva, por lo que un heterocigoto Rh+/Rh- sí tendrá presente la proteína en sus glóbulos rojos, al igual que el Rh+/Rh+. Ambos tendrán grupo sanguíneo Rh-positivo, mientras que Rh-/Rh- tendrá grupo Rh-negativo. ¿Cómo puede un bebé ser Rh-negativo si ambos padres son Rh-positivo? La única manera es que ambos padres sean heterocigotos Rh+/Rh- y que ambos hayan pasado su copia Rh- al niño, quien nacerá como homocigoto Rh-/Rh-.

El no tener presente esa proteína en los glóbulos rojos no genera ningún problema en sí, ni parece estar asociado a ninguna enfermedad en particular. Los problemas que podrían generarse tienen relación con algún tratamiento médico, por ejemplo una transfusión de sangre. El tipo Rh-negativo es mucho menos abundante que el Rh-positivo y sólo puede recibir su propio tipo de sangre, lo que genera una menor disponibilidad de donantes (los caucásicos tienen un porcentaje de población Rh-negativo de 15-16% y los nativos americanos cerca del 1%). Si la persona es del grupo O Rh negativo, encontrar un donante es aún más complejo, porque es la combinación más escasa. La otra complicación asociada al grupo Rh-negativo ocurre durante el embarazo. Si la madre es Rh-negativo y el bebé en gestación es Rh-positivo, se puede generar una reacción en la madre, cuyo sistema inmunológico reconocerá como extraño al niño en gestación y lo atacará. Usualmente el primer embarazo de este tipo no tiene mayores problemas, ya que la madre no ha sido expuesta a sangre Rh-positiva anteriormente, pero sí podrían tenerlos los siguientes. En la actualidad, el riesgo de pérdida es bastante bajo, ya que existe una terapia con la cual se trata a la madre y que impide que su sistema inmunológico ataque al bebé. Esta terapia, denominada inmunización, consiste en exponer a la madre a anticuerpos (llamados anti-D IgG), que no son agresivos contra el bebé, protegiéndolo de la destrucción de sus glóbulos rojos. Es por esto que es muy importante que el equipo médico que atiende madres Rh-negativo esté al tanto de su grupo sanguíneo, para tomar todas las medidas necesarias para una gestación sin problemas. Javiera Castro y Nathalia Capdepont.


Iván, de 24 años, nos pregunta: ¿Es posible recuperar tejido gástrico?

stomachEl estómago es un órgano complejo conformado por varios tejidos, entre los que se encuentran tejido epitelial (la capa de células que recubre el estómago por dentro), conectivo (los vasos sanguíneos), muscular liso (que permite al estómago moverse para ayudar a procesar los alimentos) y nervioso (que envía las señales eléctricas para coordinar movimientos y secreciones). Como el interior del estómago está muy expuesto a un medio corrosivo, como es el ácido clorhídrico que él mismo secreta para digerir los alimentos, necesita ciertas defensas o formas de poder compensar el daño que esto genera, principalmente en el tejido epitelial que está en contacto directo con el ácido. Además de estar recubierto por dentro por una mucosidad alcalina, que neutraliza un poco el ácido, el tejido epitelial del estómago tiene una tasa de regeneración muy elevada, sólo superada por la de la epidermis. Así, el daño natural que se produce por la presencia del ácido en el interior del estómago es compensado por esta alta tasa de regeneración del epitelio, manteniendo siempre las paredes del estómago intactas para que realice sin problemas su función.

regeneración

Figura adaptada de Curr Med Chem. 2008;15(29)

Existen factores que pueden alterar este equilibrio y producir lesiones en las paredes del estómago. Si estas lesiones son pequeñas o superficiales (involucran solo el epitelio), pueden ser sanadas por el propio organismo a través de dos mecanismos: restitución y regeneración. La restitución es un proceso rápido que toma de minutos a horas e implica que células cercanas a la zona lesionada se muevan hacia la herida, reemplazando parcialmente el tejido que se dañó. La regeneración es un proceso más lento que toma de días a meses, e implica la división de células madre para fabricar las células que reemplazarán a las perdidas. Sin embargo, cuando la lesión es crónica o más grande, puede afectar no sólo tejido epitelial sino también tejidos más profundos como vasos sanguíneos, glándulas y, en ocasiones, una capa de tejido muscular más profunda llamada muscularis mucosa, cuya regeneración es mucho más compleja y lenta. Además, el ambiente ácido del estómago dificulta aún más la recuperación de esos tejidos. Usualmente, los tratamientos médicos para poder recuperarse de una úlcera crónica toman bastante tiempo, e involucran bajar la acidez e inflamación del estómago o eliminar el agente causante, que en un porcentaje bastante elevado de los casos es la bacteria Helicobacter pylori.

Diferente es el caso de un cáncer gástrico, el que puede involucrar pérdida de partes completas del órgano. En este caso, la alta tasa de regeneración del tejido epitelial estomacal, sumado a la fácil exposición a sustancias tóxicas que pueden ingresar con el alimento juegan en contra, haciéndolo uno de los cánceres más peligrosos. La regeneración de tejido en estos casos es aún materia de investigación biomédica, habiéndose logrado algunos avances de recuperación parcial de la pared estomacal en animales no humanos. Esperemos que la ciencia continúe avanzando y se logre prontamente una solución para recuperar este órgano tan importante y mejorar la calidad de vida de quienes han sufrido esta enfermedad. Javiera Castro.

¿Tienes alguna pregunta? Puedes enviarla al siguiente enlace, ¡nosotros la respondemos!