VIH y SIDA: desafíos y futuro

21 de Diciembre de 2015

En la primera parte, hablamos de la diferencia entre VIH y SIDA. En esta segunda parte nos preguntaremos: ¿Cuál es el futuro para esta enfermedad? ¿Cuáles son los desafíos que tiene la ciencia para abordar esta epidemia?

antirretroviralComo toda epidemia, un punto importante es terminar con la extensión de esta enfermedad. Se calcula que al año 2014 existían 37 millones de personas que vivían con VIH en el mundo y solo en 2014, alrededor de 2 millones de personas se infectaron con el virus. Las nuevas infecciones han declinado en un 35% desde el 2000, esto debido a las campañas de prevención y al cambio de conductas frente a la infección. También es importante eliminar la transmisión materno-infantil del VIH. En 2014, 1,5 millones de mujeres infectadas con VIH estuvieron embarazadas y solo el 75% de ellas estuvo bajo la terapia antirretroviral. Cuba es el primer país en eliminar la transmisión del virus desde la madre al hijo, esto debido al temprano acceso al cuidado prenatal con tratamiento de la terapia antirretroviral a las mujeres embarazadas infectadas con VIH, accediendo a parto con cesárea y a la sustitución del amamantamiento.

Actualmente no existe cura ni vacuna para prevenir VIH/SIDA, pero la temprana detección del virus mediante exámenes de laboratorio y el acceso a la terapia antirretroviral son cruciales para cambiar el fatal destino de esta enfermedad a una enfermedad crónica.

Otro objetivo es la progresión de la terapia antirretroviral. La terapia antirretroviral altamente activa (HAART, por sus siglas en inglés) ha mejorado en los últimos 15 años. Hoy en día es más eficaz, menos tóxica y más fácil de tomar que los regímenes de tratamiento anteriores. Sin embargo, sigue estando asociada a efectos secundarios y de toxicidad significativos, y no consigue acabar con la mayor parte de la disfunción inmune. Dado que la HAART no cura el VIH, la terapia antirretroviral es una terapia de por vida. Por lo tanto, se necesitan futuras investigaciones para encontrar mejores medicamentos antirretrovirales, así como nuevas terapias que podrían curar el VIH, como una vacuna.

El llamado “paciente de Berlín”, un hombre que padecía de leucemia y además infección por VIH, recibió un transplante de medula ósea. El donante poseía una modificación genética natural, en la cual sus células no tenían un receptor clave funcional para la infección por VIH, el receptor CCR5. Para infectar a las células, el virus del VIH se une, además del receptor CD4 (el cual posee los linfocitos T, macrófagos y células dendríticas), al receptor CCR5. Después del transplante de médula, y tras años de monitoreo, no se ha vuelto a detectar el virus del VIH en el paciente de Berlín, lo cual ha abierto las puertas a una posible terapia, usando como blanco el receptor CCR5.

Existe una muy pequeña población de personas infectadas con VIH, menor al 1%, que a pesar de estar infectadas con el virus, presentan niveles muy bajos o indetectables de carga viral, sin tener la necesidad de recurrir a la terapia antirretroviral. A los integrantes de esta población se les denomina controladores de elite del VIH. Sin embargo, los controladores de elite del VIH sí pueden infectar a otras personas. Las preguntas que surgen son: ¿Qué pasa con los controladores de elite del VIH?, ¿Cuál es su secreto?, ¿Su secreto podría ser parte de una cura para el VIH? Todas estas preguntas se están estudiando en diversos laboratorios en el mundo.

¿Por qué es tan difícil encontrar una cura para el VIH?

Las células sanguíneas infectadas con VIH pueden entrar en un estado temporal de latencia. En este estado, el virus esta inactivo y no se replica. Cuando una persona infectada con VIH comienza con la terapia antirretroviral, ya contiene millones de células infectadas con el virus en este estado latente, convirtiéndose estas células en reservores de VIH. Las drogas usadas en la terapia antirretroviral solo son eficientes en células donde el VIH esta constantemente replicándose y no tienen ningún efecto sobre las células infectadas donde el virus esta en estado latente. El estado de latencia del VIH es temporal. Cada día el virus despierta de este estado latente y comienza nuevamente con la infección. Por eso es tan importante continuar con la terapia antirretroviral de por vida, ya que si el tratamiento es descontinuado, se restablece la infección viral. Cómo atacar y terminar con la población de células reservoras que contienen al VIH latente es una gran barrera a la cura del VIH y es materia de estudio en muchos laboratorios del mundo.

VIHAdemás, el virus del VIH migra a varios tejidos, entre ellos el cerebro. Gracias a la poca penetración de las drogas antirretrovirales al cerebro, debido a la barrera hematoencefálica, las células infectadas por el VIH en el cerebro se convierten en grandes reservores del virus.
¿Usted sabía que el virus del VIH entra al cerebro a las 2 semanas después que una persona es infectada, mucho antes que la persona se entere que esta infectada por el virus, y que el virus continua ingresando al cerebro a pesar de la terapia antirretroviral?
Bueno, gracias a la terapia antirretroviral, las personas viven más, pero el virus continúa entrando al cerebro y alrededor de 40-70% de las personas infectadas por VIH desarrollan algún tipo de deterioro cognitivo, que se manifiesta por problemas a la memoria, concentración, cambios conductuales y problemas motores, pudiendo llegar a un estado de demencia.

Este virus infecta, entre otras, a un grupo de células en la sangre llamadas monocitos. Es esta célula infectada con el virus la que atraviesa la barrera hematoencefálica, entrando al cerebro. Una vez en el cerebro, el monocito se diferencia a macrófago y este último continúa la producción de más virus, infectando así a otras células del cerebro como astrocitos y microglia, pero no infecta a las neuronas. Estas células infectadas en el cerebro comienzan a producir proteínas llamadas citoquinas, que conllevan inflamación, creando finalmente un ambiente neurotóxico que produce daño y muerte neuronal (Ver Figura).

En el laboratorio donde trabajo, se estudia cómo el monocito infectado por el VIH entra al cerebro, cómo afecta a los monocitos no infectados y qué propiedades cambian en los monocitos y en su ambiente. También en el laboratorio estudiamos las propiedades que poseen estas otras células infectadas en el cerebro, los macrófagos o microglia y los astrocitos, es decir, cómo estas células cambian su comportamiento y qué productos forman por acción del virus, para entender finalmente cómo este conjunto de transformaciones que produce el virus en el sistema nervioso central termina dañando a las neuronas y generando este deterioro cognitivo. Todos estos estudios nos llevan a entender las estrategias que utiliza del virus del VIH en el cerebro para buscar, en el futuro, alguna terapia para batallar contra este desorden neurocognitivo asociado al VIH.

Loreto Carvallo
Dra. en Ciencias Biológicas
Associate Research en el Albert Einstein College of Medicine, New York

Referencias:

http://www.unaids.org/en/resources/documents/2015/20150714_coreepidemiologyslides_ppt
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs360/en/
http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2015/mtct-hiv-cuba/en/
http://www.aidsbeacon.com/espanol/2011/03/16/el-posible-futuro-del-tratamiento-del-vih-sida-parte-1-nuevos-antirretrovirales-y-nuevas-estrategias-croi-2011/
http://www.hiv-reservoir.net/
http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=genetic-clues-hiv-elite-controllers-better-vaccines-cancer-treatments
http://www.pbs.org/wgbh/nova/next/body/missing-hiv-cure/
https://www.caregiver.org/trastorno-neurocognitivo-asociado-con-el-vih-hiv-associated-neurocognitive-disorder-—-hand
https://es.wikipedia.org/wiki/Complejo_de_demencia_asociado_al_sida
http://www.einstein.yu.edu/faculty/3913/joan-berman/